Me presento…

¡Hola! Me llamo José Oteros Bascón, aunque me gusta que me llamen Jose (sin acento).

Desde 2008, trabajo como psicólogo en el Centro Municipal de Información a la Mujer del Ayuntamiento de Lucena, provincia de Córdoba, la de España, no la de Argentina… aunque soy natural de Puente Genil, donde el Sol se hace dulce… (vamos del pueblo del membrillo).

Me gusta aclararlo porque vivimos en una sociedad que da más importancia a un acento neutro, a vivir en la capital y a trabajar en serie. Por suerte, me di cuenta a tiempo, aprendí de ello y, hoy en día, me siento orgulloso de ser un profesional en los medios rurales: lo digo en plural porque hay muchos, aunque la gente cree que en el campo todo el monte es orégano y no es así, hay una diversidad inmensa y personas maravillosas que me han enriquecido tanto o más que las mejor de las formaciones de capitales de provincia… (nótese la ironía).

¡Ah! Con todo esto casi me olvido de los formalismos… estoy Colegiado en la Delegación de Córdoba del Colegio Oficial de Psicología de Andalucía Occidental (nº AN-06910) y llevo ejerciendo desde que me licencié en febrero de 2008 en la Universidad de Málaga.

¡Cómo pasa el tiempo! ¿No crees?

Soy Experto en el Abordaje Psicológico Integral en Violencias Machistas por la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla y olé) y en mi trabajo en el Centro de la Mujer atiendo individualmente a mujeres que han sufrido o sufren violencia de género por parte de sus parejas o ex parejas, así como a mujeres en situaciones difíciles de separación o divorcio.

Pero no sólo eso, porque en los pueblos a diferencia de las capitales, tenemos que saber y hacer de todo. Por eso participo en otras actividades y campañas como el 8 de marzo, el 25 de noviembre… y organizo, entorno al 28 de Mayo, Día de Acción por la Salud de las Mujeres, las Jornadas ‘Mujeres Saludables’ que llevan ya varias ediciones.

Desde la creación de la Delegación de Diversidad, también soy el encargado de organizar y dinamizar todas las actividades entorno a diversidad afectivo sexual y familiar.

Pero una de las cosas que más me llena y enorgullece es ser responsable de la Escuela de Empoderamiento (por el bienestar de las mujeres) que se inauguró el 17 de marzo de 2015 amadrinada por la Vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo Poyato, paisana de Cabra y feminista, quien impartió una gran conferencia titulada ‘Mujer y Poder’.

¡Un inicio memorable y de lujo! ¡Cómo para olvidarlo!

Y poco a poco, con mucho esfuerzo y dedicación, y gracias a todas las alumnas que están y que estuvieron, nuestra Escuela fue creciendo cada vez y, en 2016, recibió el Premio EducaCiudad como buenas prácticas, concedido por la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía y la FAMP (Federación Andaluza de Municipios y Provincias). Y te podrás imaginar lo felices que estábamos…

Pero para llegar hasta hoy tuve que dar unas cuántas de vueltas… Desde joven tuve claro a lo que me quería dedicar de mayor, aunque me dijesen que no iba a poder vivir de ello. ¡Menos mal que no les hice caso! Aunque la verdad es que esta es una profesión que se aprende trabajando y lo mejor que pude hacer antes de licenciarme fue hacer prácticas en el Centro de la Mujer de mi pueblo hasta en dos ocasiones. Y justo cuando estaba acabando las segundas prácticas, me llamaron para cubrir una baja en una residencia de mayores con más de 120 residentes. Allí andaba cuando me presenté a la plaza que ocupo hoy en día… que obviamente gané jeje.

¡Qué grito pegué cuando vi mi nombre el primero!

Paralelamente, durante todos estos años, he participado en distintos proyectos de terapia individual y grupal y de formación para organismos públicos como el Instituto Andaluz de la Mujer, la Diputación de Málaga, el Instituto Andaluz de la Juventud y, también, en diferentes ayuntamientos de Córdoba, Sevilla y Málaga. E institutos de educación secundaria… ¡Madre mía!

He dado tantas vueltas como personas interesantes he podido conocer trabajando tanto con empresas privadas como con federaciones y asociaciones de mujeres.

Vamos, una tournée que ni el baúl de la Piquer…

En 2013, creé el Servicio de Atención Psicológica del Centro Municipal de Información a la Mujer de mi pueblo, Puente Genil, donde hacía tiempo que venía impartiendo talleres para mujeres. Y así estuve dos años, como dice la copla “de Puente Genil a Lucena” hasta que en enero de 2015 decidí regresar a Málaga, la ciudad en la que he vivido parte de mi vida y a la que llevo en mi corazón.

Todo este desarrollo profesional no hubiese sido posible sin la formación complementaria que he ido atesorando. Una de las que recuerdo con más cariño es el curso de Formador Ocupacional de F.P.O. de la Junta de Andalucía, en el que aprendí sobre mí casi tanto como sobre habilidades pedagógicas. También me formé como Experto en Gestión Emocional y como Experto en Coaching en Granada, aunque me he especializado en IgualdadViolencia de Género y Empoderamiento Femenino. Actualmente estoy ampliando mis conocimientos sobre diversidad afectivo sexual y familiar, y sobre Psicología Afirmativa. Todos estos pilares académicos, junto a la creatividad y el sentido del humor, han sido claves para mi desarrollo profesional.

Una amiga dice que soy el adalid de las causas perdidas.

Lo dice porque desde adolescente me he estado implicado en proyectos de justicia social. Ya os conté en la página de inicio que soy feminista y que mi militancia impregna todas las esferas de mi vida, como creo que debe ser.

Tengo claro que el proceso de deconstrucción de la masculinidad tradicional patriarcal no termina nunca: siempre hay algo que desaprender o que aprender.

Como hombre diverso quizás lo he tenido más difícil… o eso pienso. Pero lo que sí tengo claro es que en el Feminismo he encontrado un espacio de seguridad y de crecimiento personal, como nunca antes había sentido.

En 2017 volví a mis raíces. Al principio me preocupaba volver a vivir en mi pueblo porque lo percibía como una pérdida de libertad. Pero tuve la suerte de dar con gente maravillosa que me abrieron las puertas del Movimiento Feminista de Puente Genil, lo que da más sentido (si cabe) a mi vida en un entorno rural.

Que me prodigo por las redes ya lo sabes. Pero también he tenido la oportunidad de colaborar con diferentes medios de comunicación: Diario Córdoba, Radio Córdoba – Cadena SER, Videoluc TV, Grupo Comunica TV, Radio Lucena FM, Lucena Radio 5G, Telequivir, etc.).

También cumplí un sueño: escribir y publicar mi primer cuento para peques y no tan peques, con el objetivo de trabajar las emociones y fomentar una autoestima sana, bajo el título El renacer de las Hadas.

Otras de mis pasiones, son la fotografía, la publicidad, el diseño gráfico, el dibujo y la pintura, parcelas en las que me estoy formando de manera autodidacta por placer.

Sobre idiomas… el inglés no es lo mío, siento decirlo así. Yo preferí estudiar italiano (tengo nivel B2), un idioma que adoro y que me ha permitido conocer un poco más un país que amo.

¿Te has aburrido? ¡Espero que no! Despediré esta pequeña biografía invitándote a navegar por la web, visitar el blog y, si lo necesitas, puedes ponerte en contacto conmigo a través del apartado Contacto.

Un abrazo,

Jose (sin acento) 😋